Somos…

Se podría decir pequeña, pero preferimos pensarnos como una empresa joven. Como  tales somos entusiastas, pasionales, estamos llenos de expectativas  y nos gusta proyectarnos, imaginarnos de grandes. Como tales, sabemos que tenemos todavía mucho para aprender,  como tales vamos sumando experiencia  y sorteando desafíos gracias a la motivación y la confianza de nuestros clientes y socios.

 

Somos un proyecto que se alimenta de las horas de estudio que culminan en la tesis de grado, de las centenares de fotos que evocan una noche única, del intento de recrear la pastafrola de la tía con su receta,  de  los miles de kilómetros recorridos por viajeros que toman nota.

 

Somos el soporte de muchos regalos, la forma que adoptan hermosas intenciones. Somos tinta al tiempo porque creemos en la trascendencia de algunas tradiciones, del papel, la escritura, lo artesanal y lo fuera de serie.
 

Lo hacemos porque…

Un poco la idea de todo esto es equilibrar la balanza entre lo que necesariamente debe ser producido y consumido de modo masivo y serializado y anónimo y aquello que puede responder a un proceso diferente. Por eso trabajar en gran parte a demanda y que nuestro inventario fuera creciendo a medida que se sumaran nuevas ideas y propuestas.

 

Además nos gusta. Nos gusta poner en práctica la creatividad, combinar materiales, cortar, pegar… Nos gustan los papeles, las telas, las cintas, las herramientas. Nos gusta articular todo eso con las ideas que nos acercan,  nos gusta entrar en la vida de las personas y familias con productos de calidad que los acompañen en los más diversos escenarios.